Ediciones Colihue | Atahualpa Yupanqui | Norberto Galasso | 950-581-797-5




Efemérides

1865 Nace en Bombay, India, el escritor británico Rudyard Kipling. Autor de novelas de aventuras memorables como El Libro de las Tierras Vírgenes o Kim, Kipling fue ganador del premio Nobel de Literatura en 1907.
1957 Muere Enrique Maroni, comediógrafo y poeta popular, que recogió parte de sus versos en los libros Arriando sueños y La humilde cosecha y, entre otras obras teatrales escribió "Stud La Pampa", "Los gorriones" y "Adelante los que quedan".

Ficha del libro

Atahualpa Yupanqui

El canto de la patria profunda

Norberto Galasso



ISBN: 950-581-797-5
Código interno: 101797-1
Disponibilidad: Disponible

Precio: $ 335.00

Comprar


Colección: Ediciones del Pensamiento Nacional/ Varios
Formato:140 mm x 190 mm
Encuadernación:Rústica Binder
Páginas:222
Editorial:Ediciones Colihue
Año de edición:1992
Materia: ARTE -> MUSICA -> MUSICA ARGENTINA. HISTORIA Y ESTUDIOS -> FOLKLORE
Destinatarios: Libros para jóvenes y adultos -> No ficción (ensayo, investigación, divulgación) -> Biografías, testimonios, historias de vida

Reseña:

Atahualpa Yupanqui es el arquetipo del creador que ha traducido en su obra el sentimiento recóndito del hombre argentino. Cultor de "Artes olvidadas", como él solía definirse, don Ata recogió a lo largo de los caminos los clamores, las tristezas, los silencios y las rebeldías de sus paisanos y amasó con ellos poemas y canciones expresivas de un arte latinoamericano esencial y profundo.
Desdeñador de modas y la seudocultura difundida por los medios de comunicación social, Yupanqui rescató como pocos los elementos de nuestra identidad nacional que permanecen en el espíritu colectivo, los purificó de localismos y de ornamentos retóricos ajenos a su naturaleza y los proyectó a la universalidad, propia de todo arte popular auténtico.
En este libro, Norberto Galasso -autor de varios ensayos biográficos, entre otros Discépolo y su época y Vida de Scalabrini Ortiz- nos convoca a revivir el mundo singular del poeta, colmado de sabiduría popular, de calidez humana, y en el que también asoma su rostro duro, la puna, el cañaveral, y la frustración de algunos sueños.
En estas páginas, vuelve a manifestarse el Canto al viento, que según la propia definición de don Ata, no es ni más ni menos que la fuerza creadora, la voz del pueblo, que oyen y traducen los hombres comprometidos con su destino.